10 motivos para aplicar Design Thinking en tus proyectos

Design thinking es una técnica que se utiliza para solucionar problemas pero de manera innovadora. Se basa en el problema/necesidad en sí, no en las soluciones. Esto permite que el abanico de ideas para entender la necesidad a resolver sea más amplia y casi sin límites.

Empresas como Apple, Google o Zara también lo aplican y al ser una herramienta de innovación, puede utilizarse en cualquier campo.

A diferencia del pensamiento analítico habitual, esta técnica tiene un enfoque de innovación centrado en personas (Human Centric Innovation).

Es un método que incita a experimentar, a no quedarse con la primera idea. Imagina que tienes un muro por atravesar y no sabes como hacerlo. En ese caso, podrías aplicar Design Thinking para entender el problema, definirlo, idear planes y pensar soluciones hasta encontrar la manera más resolutiva de cruzarlo.





Se recomienda trabajar con equipos multidisciplinarios para tener diversas perspectivas según su contexto y ambiente.



El Design Thinking tiene 4 Principios:






  1. El principio humano: No importa el contexto, toda actividad de diseño es social por naturaleza, y cualquier innovación social nos dará un punto de vista centrado en las personas.

  2. El principio de la ambiguedad: La ambiguedad es inevitable, no puede ser ni removida, ni simplificada. Experimentar con los limites de nuestro conocimiento y habilidades es crucial para poder ver y entender las cosas de manera diferente. Por este motivo es una gran ayuda el hecho de trabajar con equipos multidisciplinarios, con diferentes aptitudes.

  3. El principio del rediseño: Todo diseño (en cualquier contexto) es rediseño. Mientras que la tecnología y las circunstancias sociales pueden cambiar y evolucionar, las necesidades humanas básicas permanecen sin cambios. Solo se rediseñan los medios para llegar a cumplir esa necesidad o alcanzar un resultado deseado.

  4. El principio de lo tangible: Hacer ideas tangibles en el formato de prototipos genera una comunicación más efectiva.


Y cuenta además con 5 etapas:


Empatizar


La primera etapa es crítica, indispensable para entender de donde viene el problema que buscamos resolver. Consiste en ponerse en el lugar, en la vida del usuario para entender el problema. Esta etapa se enfoca en la búsqueda.


Definir


Una vez comprendido y analizado el problema del usuario, podemos comenzar a generar ideas para resolver el problema definido. Una manera muy frecuente de hacerlo es realizando Brainstorm. Realiza una reunion de al menos 4 colaboradores para iniciarlo. Consiste en tratar de crear frases o asociaciones de palabras como se pueda. No hay un límite ni reglas. Traiga a un par de personas de otras áreas. Las personas con experiencia externa aportan ideas valiosas al ver el problema a través de una perspectiva diferente. La fase de ideación se centra en el pensamiento libre y los enfoques no convencionales.


Prototipar


Utilizando las mejores ideas de la etapa anterior, podrán producirse varios planteos. Las etapas tempranas del prototipado son generalmente donde el usuario testea y encuentra aristas.


Testear


En la etapa final del proceso de Design Thinking los diseñadores ahora combinan las mejores soluciones de la fase de prototipo en un producto completo. Esta fase implica la mayor cantidad de pruebas de usuario.

De todos modos, las fases de esta técnica no son lineales y la etapa de testeo no es un punto final estricto. Normalmente al probar el producto final, muestra nuevos problemas y es seguido por otra fase de definición, o redirige a los diseñadores a la fase de empatía para trabajar en la construcción de una comprensión más profunda del usuario. Incluso si los diseñadores no necesitan retroceder a diferentes fases, la fase de prueba se centra en ajustar el producto para crear la mejor solución posible.





Flexibilidad ante todo


El proceso de Design Thinking es un enfoque eficaz para abordar problemas nuevos o mal definidos sin una solución clara. Como humanos, la dinámica de nuestros mundos sociales cambia constantemente. El pensamiento de diseño permite la adaptabilidad en la resolución de problemas.


En sus proyectos comerciales o personales, es probable que se adapte a su propio marco de pensamiento de diseño. De manera similar, a medida que aborda diferentes problemas centrados en el usuario, cada uno puede requerir un marco diferente. La belleza del proceso de pensamiento de diseño está en su flexibilidad. Los pasos son un esquema general y, en última instancia, encontrará lo que funciona mejor para usted o el proceso creativo de su equipo.



En conclusión, estos son los 10 motivos por los cuales tu proyecto necesita Design Thinking:


  1. Te ayudará a comprende mejor las necesidades de cliente/usuario/colaborador.

  2. Adoptarás un enfoque experimental de co-creación.

  3. Diseñarás nuevos e innovadores productos, servicios, experiencias.

  4. Desbloquearás la creatividad de las organizaciones y su potencial de innovación.

  5. Pasarás a una cultura que valore el éxito y permita errores, fracasos y elimine los mayores obstáculos a la creatividad y la innovación.

  6. Desarrollarás la fuerza del proyecto a través de la colaboración en equipo y la integración del usuario en el proceso de creación.

  7. Detectarás oportunidades de innovación, abrirse a nuevas posibilidades, nuevos rumbos, nuevas soluciones.

  8. Pasarás de las estrategias de marketing depredadoras a la colaboración con clientes, usuarios, etc.

  9. Cultivarás el optimismo y tener un impacto positivo.

  10. Acelerarás el ritmo de los proyectos y reducir los costos: mantenerse competitivo en un mundo en constante cambio.




17 vistas0 comentarios